El desarrollo de la conducta canina y las pautas para su cuidado

Hoy en día pocos podemos imaginar nuestras vidas sin un animal en ella, pues forman parte de nuestra familia. Los vemos crecer, aprender y adaptarse rápidamente a nuestro día a día. Desde el primer instante en que nuestro cachorro llega a casa tratamos de educarle, cuidarle y darle todo aquello que está a nuestro alcance pero, ¿conocemos realmente lo que un cachorro necesita?

 

Si hay algo que nos permitirá conocer la respuesta será comprender el desarrollo de la conducta canina, por lo que en este artículo hablaremos de ella tratando sus puntos clave.

En el momento de la concepción, con la formación del sistema nervioso embrionario, se inicia el periodo de desarrollo que dura hasta los 15 días de vida. El tacto es el principal sentido en esta etapa, seguido del gusto y del olfato. No obstante, es importante tener en cuenta que, al nacer, los cachorros no tienen desarrollados ni el sentido de la vista ni el auditivo, ya que es a los 15 días de vida cuando se produce la apertura de los ojos y a los 21 días cuando muestran una respuesta frente a los estímulos visuales.

Posteriormente, se inicia el periodo de desarrollo prenatal donde, desde el momento del parto, la madre proporcionará el cuidado necesario a sus cachorros para su correcto desarrollo. Es mediante el contacto físico y la limpieza por lamido cuando los cachorros reciben el estrés necesario para la correcta formación de la conducta canina, siendo la madre quien regula la cantidad de estrés adecuado.

Si durante la gestación ésta recibe dosis elevadas de estrés, sus cachorros tendrán mayor dificultad en la etapa adulta para afrontar situaciones estresantes, ya que cualquier alteración del estrés, en mayor o menor grado, puede resultar perjudicial para el desarrollo de los cachorros.

Por ello será importante evitar, en la medida de lo posible, todos aquellos factores que puedan incrementar dicho nivel como, por ejemplo, los viajes largos, los ayunos prolongados, la separación forzada de la madre, el estrés térmico y las manipulaciones dolorosas como la amputación de orejas y/o cola. Estos factores estresantes podrían llevar a nuestro cachorro a desarrollar, entre otros, miedo, agresividad y conductas compulsivas al alcanzar la etapa adulta.

Si te ha parecido interesante y quieres conocer más sobre cómo se forma la conducta canina en los cachorros no te pierdas el próximo artículo.

Sandra Lozano Martinez

Submit a Comment

Carrito Item Removed. Deshacer Have a coupon ?
  • La cesta está vacia